domingo, 29 de noviembre de 2009

Sobre las mujeres jóvenes y los derechos reproductivos

[Pronto reaccionaré a este reportaje, el cual trae a colación muchas de mis preocupaciones de los últimos años en cuanto al activismo feminista. Gracias a Érika por enviarme la noticia. Resalto pasajes que me parecen particularmente importantes]

In Support of Abortion, It’s Personal vs. Political

By SHERYL GAY STOLBERG

WASHINGTON — In the early 1950s, a coal miner’s daughter from rural Kentucky named Louise McIntosh encountered the shadowy world of illegal abortion. A friend was pregnant, with no prospects for marriage, and Ms. McIntosh was keeper of a secret that, if spilled, could have led to family disgrace. The turmoil ended quietly in a doctor’s office, and the friend went on to marry and have four children.

Today, Louise McIntosh is Representative Louise M. Slaughter, Democrat of New York. At 80, she is co-chairwoman of the Congressional Pro-Choice Caucus — a member of what Nancy Keenan, president of Naral Pro-Choice America, calls “the menopausal militia.”

The militia was working overtime in Washington last week, plotting strategy for the coming debate over President Obama’s proposed health care overhaul. With the Senate set to take up its measure on Monday, a fight over federal funding for abortion is threatening to thwart the bill — a development that has both galvanized the abortion rights movement and forced its leaders to turn inward, raising questions about how to carry their agenda forward in a complex, 21st-century world.

It has been nearly 37 years since Roe v. Wade, the landmark Supreme Court decision that established a right to abortion, and in that time, an entire generation — including Mr. Obama, who was 11 when Roe was decided — has grown up without memories like those Ms. Slaughter says are “seared into my mind.” The result is a generational divide — not because younger women are any less supportive of abortion rights than their elders, but because their frame of reference is different.

“Here is a generation that has never known a time when abortion has been illegal,” said Anna Greenberg, a Democratic pollster who studies attitudes toward abortion. “For many of them, the daily experience is: It’s legal and if you really need one you can probably figure out how to get one. So when we send out e-mail alerts saying, ‘Oh my God, write to your senator,’ it’s hard for young people to have that same sense of urgency.”

Polls over the last two decades have shown that a clear majority of Americans support the right to abortion, and there’s little evidence of a difference between those over 30 and under 30, but the vocabulary of the debate has shifted with the political culture. Ms. Keenan, who is 57, says women like her, who came of age when abortion was illegal, tend to view it in stark political terms — as a right to be defended, like freedom of speech or freedom of religion. But younger people tend to view abortion as a personal issue, and their interests are different.

The 30- to 40-somethings — “middle-school moms and dads,” Ms. Keenan calls them — are more concerned with educating their children about sex, and generally too busy to be bothered with political causes. The 25-and-under crowd, animated by activism, sees a deeper threat in climate change or banning gay marriage or the Darfur genocide than in any rollback of reproductive rights. Naral is running focus groups with these “millennials” to better learn how they think.

“The language and values, if you are older, is around the right to control your own body, reproductive freedom, sexual liberation as empowerment,” said Ms. Greenberg, the pollster. “That is a baby-boom generation way of thinking. If you look at people under 30, that is not their touchstone, it is not wrapped up around feminism and women’s rights.”

Abortion opponents are reveling in the shift and hope to capitalize. “Not only is this the post-Roe generation, I’d also call it the post-sonogram generation,” said Charmaine Yoest, president of Americans United for Life, who notes that baby’s first video now occurs in the womb, often accompanied by music. “They can take the video and do the music and send it to the grandmother. We don’t even talk anymore about the hypothesis that having an abortion is like having an appendectomy. All of this informs the political pressures on Capitol Hill.”

The pressures relating to abortion had seemed, for a time, to go dormant. Mr. Obama, who campaigned on a vow to transcend “the culture wars,” even managed to win confirmation of a new Supreme Court justice, Sonia Sotomayor, without the usual Washington abortion uproar. Most of his political energy around abortion has been spent trying to forge consensus on ways to reduce unintended pregnancies.

The quiet was shattered this month, when the House — with surprising support from 64 Democrats — amended its health care bill to include language by Representative Bart Stupak, Democrat of Michigan, barring the use of federal subsidies for insurance plans that cover abortion. Lawmakers like Ms. Slaughter, who advocate for abortion rights, found themselves in the uncomfortable position of voting for the larger health bill even though the Stupak language was in it.

Proponents of the Stupak language say they are simply following existing federal law, which already bars taxpayer financing for abortions. Democratic leaders want a less restrictive provision that would require insurance companies to segregate federal money from private premiums, which could be used to purchase plans that cover abortion.

Representative Debbie Wasserman Schultz, Democrat of Florida and chief deputy whip of the House, blames what she calls the complacency of her own generation for the political climate that allowed Mr. Stupak to prevail. At 43, the mother of three children, she has taken up the abortion rights cause in Congress, as she did as a state legislator.

But if she had to round up her own friends “to go down to the courthouse steps and rally for choice,” she said, she is not certain she could. When older women have warned that reproductive rights are being eroded, she said, “basically my generation and younger have looked at them as crying wolf.”

That is not to say all younger women are indifferent. Serena Freewomyn (a name she adopted to reflect the idea that “I don’t belong to any man”) is a 27-year-old administrative assistant at an H.I.V. service provider in Tucson who was inspired, she said, by reading “The War on Choice” by Gloria Feldt. When George Tiller, a doctor in Kansas who performed abortions, was killed in May, she started a blog, Feminists for Choice.

“I think that a lot of younger women do take for granted the fact that they’ve come of age in a time of post-Roe v. Wade, where they have access to lots of different birth control options,” Ms. Freewomyn said. “But I don’t think it’s fair to say younger women are not engaged; I think younger women are mobilizing in different ways than what people in current leadership positions are used to.”

On Wednesday, a coalition calling itself “Stop Stupak” will hold a “National Day of Action” to lobby lawmakers. It will include abortion rights advocacy groups that have sprung up in recent years to reach out to younger voters. Law Students for Reproductive Justice, founded in 2003, will host an Internet seminar to educate law students on the fine points of the House and Senate bills. There’s also Choice USA, which targets people under 30. Kierra Johnson, the group’s executive director, is pairing up with counterparts in the immigrant rights and gay rights movements — tactics she says are necessary if young people are to be drawn in to the reproductive rights cause. “The same young people who are fighting to keep anti-abortion language out of the health care bills are also fighting to insure that lesbian, gay, bisexual, transgender people fit in to broader health care reform, making sure that immigrant women don’t fall through the cracks,” she said. “They’re coming at these issues in a much more complex way.”

The question now is whether the Stop Stupak coalition can succeed. Ms. Wasserman Schultz sees the debate as a chance to rouse women of all generations, and Ms. Slaughter warns that if Mr. Obama signs a bill including the amendment, it will be challenged in court. She says she has worried for years about what would happen “when my generation was gone.”

At the moment, her concern has diminished. “Right now, I’ve never seen women so angry,” Ms. Slaughter said. “And the people that were angriest with me were my three daughters.”

Columna: "Conversión" por Mayra Montero

29-Noviembre-2009 | Mayra Montero
Antes que llegue el lunes

Conversión

En el Canal 6, que es la televisora del Estado, hace unos días estuve viendo un programa, me parece que nuevo, que se compone de una mujer que da consejos y de situaciones que ella más o menos comenta. No voy a hablar del nivel del programa, ni de las actuaciones, ni de la bochornosa producción. De lo que voy a hablar es de una escena en que hay dos tipos acodados a una barra, hablando de mujeres, y uno le cuenta al otro que conoció a su esposa, que es un dechado de virtudes, en la iglesia. De paso, aconseja a su amigo -quien supuestamente quiere sentar cabeza- que se aleje de las mujeres “fáciles e independientes”.

La cita es textual. Supongo que el programa estará disponible para que la Procuradora de la Mujer, que es invisible y sorda -pero no fácil, ni mucho menos independiente-, vaya al Canal, pida la grabación y le explique a la gente, tal como es su deber, por qué razón unos guiones como ése contribuyen a la violencia machista.

El tipo que asesinó hace unos meses a su esposa, a puñaladas y tijeretazos, la metió en la cama y la arropó como si fuera una muñeca rota (y ahora será juzgado, pero por asesinato en segundo grado, puesto que el juez estima que no hubo premeditación), pensaba exactamente igual que el guionista de ese programa atroz. Las “mujeres fáciles e independientes” no merecen una relación de respeto. Ni siquiera merecen estar vivas.

Algo similar, también, debió de haber pensado el individuo que asesinó el lunes pasado a Mabel Merced, y por poco no mató a la hija. En este caso, ocurrido en Humacao, ambos iban a la misma iglesia, y se dice que él “se había convertido”.

Este sujeto ya había matado a otra mujer en el 91, pero tenía casos por agresión y robo que datan del 95, con lo que queda claro que la primera muerte le salió gratis. Si en el 95 estaba haciendo de las suyas, ¿en qué tribunal lo condenaron y qué pena le dieron por el primer asesinato? En 2001, cogió por el cuello a su pareja de entonces para estrangularla, y parece que lo acusaron por violencia doméstica. ¿Qué hacía entonces viviendo libremente en Humacao, y cuántos en su entorno -hasta en la propia iglesia- estaban al tanto de su pedigrí?

No se sabe a ciencia cierta si Mabel Merced había tenido relación de pareja con su agresor, pero eso no es importante. Lo importante es que este caso refleja graves y urgentes problemas relacionados con la violencia de género. El primero de ellos, la palabrita “pasional”. Por ley debería prohibirse esa palabra en los informes policiacos, pues ésa es la que ayuda, en parte, a que luego los abogados aleguen, y los jueces acepten, que el crimen se cometió en un “arrebato de pasión”.

Pero otro punto que no cesa de asombrarme, que surgió en medio del caso de Humacao, y que también surgió en el crimen de odio cometido en Guavate, es la confusión y las actitudes tan enajenantes (muy convenientes al Gobierno, eso sí) que está inculcando el integrismo religioso. Por ejemplo, vi en un noticiario al padre del muchacho asesinado en Guavate, que en ese instante coincidía con el asesino de su hijo. Pues bien, dirigiéndose al asesino, el hombre señaló a lo alto con el dedo índice y dijo: “el que tiene que perdonarte es el que está allá arriba, yo ya te perdoné”. ¿Ya lo perdonó, por descuartizar a un hijo?

El pasado miércoles, en una entrevista concedida a este diario, el padre de Mabel Merced, la víctima de Humacao, decía que no le guardaba rencor al asesino de su hija y que prefería que le hubiera pasado a ella en vez de a sus otros hijos, puesto que ella “se había convertido al Señor y mis otros hijos no están convertidos”.

¿Qué decimos de esto? ¿Cómo el juez puede imponer la pena más severa a un asesino que de inmediato es perdonado por el propio padre de la víctima? Pues que lo dejen en la calle; después de todo, el que lo tiene que perdonar está allá arriba. El padre de Mabel también comunicó a la reportera que la violencia contra la mujer no se iba a terminar hasta que Jesús viniera. Sí, hasta que venga y nos ponga a todas como Magdalenas. Total, ya somos magdalenas para sus señorías en el Capitolio.

Muchas de estas iglesias fomentan la obediencia, la sumisión de la mujer, lo cual tiene consecuencias graves sobre todo en los sectores rurales y deprimidos en que tienen gran arraigo. La mujer asesinada en Humacao probablemente no denunció al hombre que la acechaba, y probablemente no se fue huyendo de esa comunidad, porque sabía que lo que todos esperaban de ella era que “perdonara”; que le diera otra oportunidad al que ya, desde el 91, era un maldito criminal.

Así las atrapan, las hacen parte de un sistema que oprime, y luego se lavan las manos. En la iglesia del barrio me imagino que hoy se lavarían las manos. Eso sí es convertirse. Pero convertirse en zombie.

viernes, 27 de noviembre de 2009

III CONFERENCIA INTERNACIONAL MUJER, GÉNERO Y DERECHO La Habana, Cuba - 30 de junio al 2 de julio de 2010

CONVOCATORIA INTERNACIONAL

III CONFERENCIA INTERNACIONAL
MUJER, GÉNERO Y DERECHO

Impactos de la actual crisis económica global sobre los derechos de las mujeres

Hotel Nacional de Cuba

La Habana, Cuba - 30 de junio al 2 de julio de 2010


INFORMACIÓN 2

La Unión Nacional de Juristas de Cuba y la Federación de Mujeres Cubanas, convocan a la III Conferencia Internacional “Mujer, Género y Derecho”, bajo el lema central Impactos de la actual crisis económica global sobre los derechos de las mujeres.


Co-auspiciadores


Nacionales
Centro de Estudios de la Mujer de la FMC
Centro Nacional de Educación Sexual
Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana

Internacionales
Asociación Americana de Juristas
Oficina Regional de la FDIM


Ejes temáticos

1. Derechos Humanos, diversidad cultural e igualdad entre los géneros. Impacto real y práctico de la CEDAW en las legislaciones y políticas nacionales.
2. Las acciones positivas. Retos y desafíos de la promoción de la mujer.
3. Violencia de género desde la perspectiva jurídica. Legislación, políticas públicas y seguridad ciudadana.
4. Salud, medio ambiente y Género. Una mirada desde la legislación.
5. Género, envejecimiento y Derecho
6. Las diversas instituciones jurídicas familiares desde un enfoque de género.
7. Género y migraciones internacionales.
8. Ámbito laboral y empresarial desde una perspectiva de género.
9. El derecho de las mujeres a la propiedad y administració n de la tierra. Realidades y desafíos.
10. Transversalizació n de género en la enseñanza del derecho y los estudios jurídicos de postgrado.
11. Perspectiva de género en la impartición de justicia. Una necesidad.
12. Derecho y diversidad sexual.
13. Visión de género en los procesos integradores de América Latina y Europa.
14. Lo femenino y lo masculino en los estudios criminológicos y de las ciencias penales.
15. Masculinidades. Un acercamiento desde lo jurídico.
16. Los movimientos femeninos y feministas y su repercusión en el Derecho y las políticas gubernamentales para el avance de la Mujer.
17. Representaciones sexistas en las legislaciones a lo largo de la historia. Retos hacia el futuro.
18. Impacto de los estudios multidisciplinarios con enfoque de género en el sector jurídico.

La Conferencia está abierta a profesionales y estudiantes de Derecho y de otras ciencias sociales a quienes desde su esfera de actuación interesen las categorías conceptuales Género y Derecho. Los ejes temáticos que se sugieren no impiden la pertinencia de otros temas.

Las personas interesadas podrán presentar ponencias o comunicaciones individuales que sean el resultado de estudios teóricos, de investigaciones realizadas o de la práctica profesional.

Las organizadoras de la Conferencia agradecen a los(as) ponentes la cesión gratuita del derecho a publicar las ponencias e intervenciones. En caso de estar de acuerdo con esta solicitud se especificará en el resumen.

Se anuncia asimismo que los días 28 y 29 de junio, en la sede de la Unión Nacional de Juristas de Cuba, la Dra. Alda Facio, prestigiosa jurista costarricense, experta en los temas de género, invitada a nuestro encuentro, impartirá el Taller pre-congreso: "El paradigma patriarcal y el Derecho".

Sobre la presentación de los trabajos

La presentación de ponencias y comunicaciones, deberán ser enviadas al Comité Académico de la Conferencia hasta el 11 de junio de 2010 por los correos electrónicos: generoyderecho@ yahoo.es // cubageneroyderecho@ gmail.com // secretaria@unjc. co.cu , indicando:


Nombres y apellidos de los(as) autores(as), con expresa referencia de quién o quiénes van a realizar la presentación;

país;

título del trabajo;

tipo de presentación;

Breve resumen del curriculum vitae del ponente, para su presentación por el coordinador de la sesión; institución a la que pertenece;

dirección electrónica, número de teléfono o fax;

medios audiovisuales que requiere para la presentación.

En el orden formal se requerirá de cada trabajo:

a) que conste de un resumen de no más de doscientas palabras;
b) que las comunicaciones tengan una extensión máxima de 10 cuartillas, en tanto que las ponencias podrán llegar a una extensión de 20 cuartillas.

El Comité Académico seleccionará los trabajos que se expondrán en el evento, programará su presentación, que incluirá Conferencias Magistrales de reconocidas personalidades nacionales e internacionales, decidirá el número de comisiones que sesionarán y la forma de organizarlas en paneles, mesas redondas o exposición individual, en correspondencia con las presentaciones que se reciban y dará a conocer a los(as) participantes los trabajos escogidos a través del correo electrónico.

Comité Académico

Dra. Olga Mesa Castillo. Presidenta de la Sociedad Cubana de Derecho Civil y de Familia de la UNJC y Profesora Titular y Consultante de la Facultad de Derecho de la Universidad de la Habana.

Dra. Mayda Álvarez Suárez. Directora del Centro de Estudios de la Mujer de la Federación de Mujeres Cubanas.
Ms C. Mariela Castro Espín. Directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX)
Ms C. Isabel Moya Ricardo. Directora de la Editorial de la Mujer. Profesora de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad de La Habana.
Dr. Julio Cesar González Pagés. Profesor de la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana.
MsC. Ana Violeta Castañeda. Coordinadora Regional de la FDIM.
MsC. Yamila González Ferrer. Secretaria de la Sociedad Cubana de Derecho Civil y de Familia de la Unión Nacional de Juristas de Cuba y Profesora Asistente de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana.
Lic. Lidia Guevara Ramírez. Vicepresidenta de la Asociación Latinoamericana de Abogados Laboralistas y Secretaria de la Sociedad Cubana de Derecho Laboral y Seguridad Social.

PROGRAMA GENERAL


Lunes 28 y martes 29 de junio Taller pre-congreso. Miércoles 30 de junio 9.00 a.m. – 3.00 p.m. Acreditación en la Sede Nacional de la UNJC (Calle 21, esquina a D. Vedado. Ciudad de La Habana). 4.00 p.m. Acto de apertura en el Aula Magna de la Universidad de La Habana. 4:30 p.m. Conferencia Magistral. 6.00 p.m. Coctel de bienvenida. Jueves 1 de julio 9.00 a.m. – 3.00 p.m. Acreditación 9.00 a.m. Sesión de trabajo. 1.00 p.m. Receso. 3.00 p.m. Sesión de trabajo. 6.00 p.m. Libre Viernes 2 de julio 9.00 a.m. Sesión de trabajo. 1.00 p.m. Receso. 3.00 p.m. Sesión de trabajo. 5.00 p.m. Clausura 6.00 p.m. Coctel de despedida.

Cuota de Inscripción

Delegados(as) -180.00 CUC
Conferencistas y ponentes- 140.00 CUC
Estudiantes de pregrado, previa presentación del documento acreditativo- 90.00 CUC.

Incluye: Participación en todas las sesiones de la Conferencia, coctel de bienvenida, cena de despedida, coffee breaks y certificado acreditativo de asistencia.

Acompañantes: 60.00 CUC
Incluye: Asistencia a todas las actividades incluidas en el programa de la Conferencia, al coctel de bienvenida y de despedida.

Taller pre-congreso: Cuota de inscripción: 60.00 CUC, que incluye: Participación en todas las sesiones del Taller, coffee breaks, almuerzos y certificado acreditativo de asistencia.

El pago se efectuará en efectivo, en pesos convertibles cubanos (CUC), en el momento de la acreditación. Un CUC es equivalente a 1.0960 dólares estadounidenses cuando se realiza la operación por transferencia bancaria o tarjeta de crédito o se utiliza una moneda en efectivo que no sea el dólar estadounidense.

Se recomienda utilizar preferiblemente tarjetas de crédito o de débito no vinculadas a bancos de Estados Unidos, como VISA o euros, libras esterlinas, dólares canadienses, francos suizos, pesos mexicanos o yen japonés. Los dólares estadounidenses en efectivo tienen en el país un gravamen del 10% al cambiarse por pesos convertibles cubanos (CUC).

Solicitudes de Inscripción

Las solicitudes de participación se recibirán por escrito en la Sede Nacional, mediante fax, correo electrónico, teléfono u otra vía, hasta el 22 de junio de 2010.

Para facilitar la asistencia al evento se han confeccionado paquetes turísticos que podrán ser adquiridos en las agencias de su país vinculadas a los viajes a Cuba, las que tendrán como receptivo a la agencia Cubatur.

Los(as) interesados( as) en asistir al evento podrán contactar con las agencias de viajes en sus respectivos países, que trabajen el destino Cuba, las que establecerán comunicación con la Agencia en Cuba a fin de coordinar las reservas de los servicios.

Los(as) que deseen conocer otras ofertas económicas, podrán contactar con la Coordinadora de la Conferencia.

El Comité Organizador le estará muy agradecido a toda institución, agencia, medio de prensa o personas que publiquen esta convocatoria y la divulguen en universidades, colegios de abogados, notarías, entidades jurídicas, bufetes especializados, tribunales y otros que tengan vinculación con las temáticas convocadas.


PARA MAYOR INFORMACIÓN CONTACTAR A

Ms C. Yamila González Ferrer
Coordinadora

Secretaria de la JDN de la UNJC y de la
Directiva Nacional de la Sociedad Cubana de Derecho Civil y de Familia
Calle 21 No. 552, esq. a D, Vedado, Plaza,
Ciudad de La Habana Código Postal 10400
Tel: (537) 832-9680//832- 6209/832- 7562
Fax: (537) 833-3382.

E. mail: generoyderecho@ yahoo.es //
cubageneroyderecho@ gmail.com //
secretaria@unjc. co.cu

Lic. María Elena Domínguez
AGENCIA DE VIAJES RECEPTIVA
Cubatur S. A

Departamento de Organización de Eventos
Calle O Nro. 108 entre 1ra y 3ra. Miramar. Playa,
Tel: (537) 2069808. Fax: (537) 2069807
E. mail: eventos3@cbtevent. cbt.tur.cu

Dear Sir/Madam:

Relato de una hermana

Una muerte inesperada
Por Miladys Soto
Especial para EL VOCERO
25 de noviembre de 2009 04:00 am

La muerte te llega cuando menos lo esperas. Cientos de titulares sobre crímenes transitan a diario por los medios de comunicación. Pensamos que “eso no me va a pasar a mí”. Lamentablemente hace tres años y diez meses sucedió. Perdí a mi hermana inesperadamente y un pedazo de mí murió junto a ella.

El domingo, 15 de enero de 2006, fue el día que partió nuevamente de Adjuntas para iniciar otro semestre de Pedagogía en la UPR de Ponce. Nos levantamos y la ayudé a empacar. Antes de que llegara mamá Ana a recogernos comimos juntas por última vez aquellos canelones con queso que sólo saboreo en mi memoria, pues no los he vuelto a comer porque mami ya no los quiere cocinar. Partimos. Llegamos a Ponce, a un centro comercial, allí me compró dos libros del Gabo que quería releer, Relato de un náufrago y Los funerales de la Mamá Grande. Debo confesar que cada vez que tengo esos textos en mis manos la nostalgia me invade, lo siento, no los he podido releer.

Todo el día tuvo los mareos propios del embarazo de dos meses de gestación, por eso la llamé en la tarde para saber si todo estaba bien. Charlamos y nos reímos como siempre, mami no pudo hablarle y darle la bendición porque estaba ocupada. “Buenas noches ‘Tata’, te amo. Buenas noches ‘Princesa’, te amo también”. El lunes fue feriado, en la noche me percato de que no me había llamado. Comienzo a llamarla insistentemente, sé que algo anda mal. Lo sabía no porque algún sentido sobrenatural me permita intuirlo, sino porque hacía un mes ella me había dicho que estaba amenazada. Al saber del peligro que corría, sentí un miedo terrible de imaginarme que esa amenaza se pudiera concretar. Si no abortaba, el padre de su hijo la mataría, eso le dijo.

Nada de eso importa ahora. A partir de la noche de ese lunes tuve que tomar las decisiones más importantes de mi vida, postura que a mis 17 años no debía asumir. Llamé a mi papá, para que realizara conmigo aquella búsqueda al azar: estuve con él hasta las cinco de la madrugada del martes visitando todos los hospitales de Ponce. El carácter fuerte y la actitud desafiante de mi padre se esfumaron. Sólo quedó la angustia. Con foto en mano llegaba sin saber qué decir en los mostradores de recepción de los hospitales. “Buenas noches”, titubea, y luego preguntaba si de casualidad había llegado una mujer igual a la foto. No, nunca estuvo en un hospital.

El agotamiento era evidente el martes, no comí nada en los tres días que la busqué como aguja en un pajar. ¿Cómo podía llevarme comida a la boca sin saber si ella había tenido la dicha de comer? Pero no, ella no comía, su cuerpo permanecía inerte en un paraje solitario con cinco balas en el cuerpo. Ese martes comenzaron las entrevistas con agentes del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC), yo era el centro de la pesquisa, lo sabía todo y me llenaba de coraje ver que aquellas personas sólo trabajaban para encontrar un cadáver, mientras yo conservaba la esperanza de encontrarla viva. Me imaginé el reencuentro, la ví corriendo hacia mí para fundirnos en un abrazo. Tuve que conformarme con abrazar un féretro rosado en una capilla fría.

Siempre he creído en Dios, pero debo reconocer que he sido una mujer de poca fe. Aquellos días le pedí a ese Ser omnipotente con una fe que no volveré a sentir, le pedí con fuerza, de rodillas, rendida y derrotada que por favor, mi hermana estuviera viva. No me importaba si estaba malherida, si había perdido a su bebé, la quería a ella. El miércoles 18 apareció. Toda mi familia estaba en casa, yo comandaba la situación. Suena el teléfono. El agente Rubén Velázquez me pide que llegue con mi papá a X lugar. Obviamente ya sabíamos que estaba muerta. Esperamos a los oficiales frente a una iglesia en Ponce. Estaba nerviosa, deseaba fervientemente el humo de un cigarrillo, pero mi familia no tenía conocimiento de esa debilidad mía. Vomité. Ahora que lo analizo me percato de la magnitud de aquella tensión que se apoderaba de mí…

Todavía no llegaban los agentes y alguien llamó diciendo que estaba muerta. Realmente no tengo muy claro ese momento, perdí el control, grité, prefiero no recordar. Me advirtieron que me controlara, porque papi no había llegado, por lo tanto no lo sabía. Simultáneamente mami se desquiciaba en casa con los vecinos como espectadores.

Me hubiera encantado que todo terminara ahí. Pero no, por una razón que aún desconozco, tuve que preparar todo su funeral. Entre tantas cosas que hice, preparé una foto de ella y encargué un arreglo con flores violetas, su color preferido, para ponerlas sobre el féretro, pues en nuestras mentes sólo quedaría el rostro de aquella foto, ya que no la dejaban ver, estaba desfigurada y en avanzado estado de descomposición. Fui la primera persona en entrar a la capilla, llegue sola a colocar la foto, y comprendí que estaba muerta, en esa caja rosada que escogieron “pa’ la nena”.

Traté de llorar lo menos posible para apoyar a mi madre. Dispuse de todas sus cosas, regalé algunas, boté otras y conservé ciertos artículos que guardo como tesoros. El día que fui a su hospedaje a recoger la mudanza, vi su pijama bajo la almohada y la cama hecha, lista para dormir. Ella salió con la certeza de regresar pronto y nunca regresó. Yo no dejo la cama lista ni la pijama cuando salgo, no quiero dar por sentado que voy a regresar a casa, quien sabe y la muerte me aguarda al otro lado de la esquina, cuando menos lo espere.

Nota del editor: La autora es estudiante de Periodismo de la Escuela de Comunicación del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico y hermana de la víctima.

Éxitoso saldo solidario de Jornada Bloguera

Todo comenzó con una invitación de Firuzeh Shookoh Valle, colaboradora de Global Voices, para que las blogueras puertorriqueñas nos manifestaramos en cuanto a la violencia en contra de las mujeres. Terminó siendo toda una Jornada Bloguera de expresiones políticas, artísticas y personales para denunciar la plaga machista que enferma a toda nuestra sociedad y se instrumentaliza a través de la violencia y sus diversas manifestaciones.

¡Que por cada acto de violencia, existan cientos de denuncias! ¡Que no acallen nuestras voces!

Jornada Bloguera de No más Violencia Hacia las Mujeres
2009


* En Puerto Rico, las mujeres de pie ante un estado agresor (columna de Amárilis Pagán Jiménez)
* Apuntes para no más violencias institucionales contra las mujeres y nuevas relaciones poder (columna de Érika Fontánez Torres)
* Mirada cinematográfica intolerante ante la violencia en contra de las mujeres (crítica de Julián Díaz Morales)
* Nos cuesta el doble
(cartel de Eva C. Cano Plaza)

* No más violencia en contra de las mujeres (poemas, Yolanda Velázquez)

* La violencia discursiva y las mujeres (columna de Mariana Iriarte)

* La violencia de la violación (columna de Irisel Collazo)

* La violencia de género no-doméstica en la pareja (columna de Irisel Collazo)
* La noche al descubierto (cuento de Helena Méndez Medina)
* Primeros Juicios bajo la Ley Federal de Trata de Mujeres para explotación sexual en Argentina (columna de Mariana Iriarte)

* Yo, víctima de violencia (relato personal de Nani Álvarez)

* Las Chapulinas Somos Nosotras (columna de Eva Prados Rodríguez)

* No más violencia contra las mujeres (columna de Eva Prados Rodríguez)

* consejos
(texto, Verónica Rivera Torres)

* Y si no seguimos los consejos, ¿qué? (Columna, Verónica Rivera Tores)

* Ellas Somos Nosotras (reflexión, Verónica Rivera Torres)

* Solidaridad (montaje fotográfico, Verónica Rivera Torres)

*Ada, Martita, Brenda y Lizzia (semblanza, Verónica Rivera Torres)

Global Voices
* Puerto Rico: Voices Against Violence (reseña, Firuzeh Shookoh Valle)

Argentina solidaria: Las Madres de la Plaza de Mayo se manifiestan en contra de la Ley 7

Desde aquí, ¡¡¡gracias!!! a todas las mujeres valerosas (puertorriqueñas y argentinas) que unieron sus esfuerzos para esta manifestación de solidaridad.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

"Somos seres humanos, coño"

Grabé este video del impactante mensaje que nos dirigió el activista Pedro Julio Serrano el pasado jueves 19 de noviembre en el piquete frente al Capitolio. Me inspiró muchísimo, y hoy lo subo por Jorge Steven y todos las personas que, en este país, día tras día sufren los efectos nocivos del discrimen. Luchemos.

Movimiento Amplio de Mujeres se manifiesta dentro del Capitolio


MOVIMIENTO AMPLIO DE MUJERES SE MANIFIESTA DENTRO DEL CAPITOLIO Y SEÑALA AL GOBIERNO ACTUAL COMO TRAIDOR DE LA CONSTITUCIÓN Y PRINCIPAL AGRESOR DE LAS MUJERES DE LA ISLA


San Juan, Puerto Rico, 25 de noviembre de 2009- En una sorpresiva manifestación relámpago celebrada en la mañana de hoy en el Capitolio, integrantes del Movimiento Amplio de Mujeres de Puerto Rico (MAMPR) tomaron simbólicamente el mismo como parte de sus actividades de conmemoración del Día Internacional de No Más Violencia Hacia las Mujeres.

“El preámbulo de nuestra Constitución establece claramente que la fuente del poder de nuestro gobierno es la voluntad del pueblo. Esa voluntad ha sido consistentemente ignorada en detrimento de poblaciones vulnerables, como la de las mujeres. También se ha violentado con total desfachatez la normativa constitucional de separación entre Iglesia y Estado para promover un discurso gubernamental que nos discrimina, nos excluye y nos violenta como seres humanas” expresó la Lcda. Josefina Pantojas Oquendo, portavoz del MAMPR.

“Ante esto, el MAMPR ha decidido conmemorar este Día Internacional de No Más Violencia Hacia las Mujeres señalando a nuestro más cruel agresor: el gobierno. Más aún, tenemos que señalarlo y denunciar a los legisladores y funcionarios que con su palabra, acción y omisión traicionan nuestra Constitución y se convierten en personas incapaces de ocupar las posiciones de las cuales se aferran cada cuatro años con tanta vehemencia”, añadió Amárilis Pagán Jiménez, también portavoz del MAMPR.

Durante el acto, las manifestantes desplegaron pancartas en tela en las cuales denunciaron los actos de violencia que se promueven desde el gobierno y a la vez reclamaron equidad, acceso a la toma de decisiones y una Procuraduría de las Mujeres íntegra que cumpla con la Ley 20 que la creó. También desplegaron las fotos de los legisladores y funcionarios- como el Gobernador Luis Fortuño- que según el MAMPR traicionan a la Constitución con sus actos.

“Cada una de estas fotos nos muestra la cara de un agresor y de un traidor. Hoy afirmamos que ninguno de ellos y ellas estará en el gobierno en el 2012” exclamaron mientras depositaban las fotos rasgadas en un paño que leía: “Traidores a la Constitución/ Fuera en el 2012”.

Según Adriana Alonso, otra de las portavoces del MAMPR, es importante que el país reconozca que la violencia hacia las mujeres es una manifestación de su estado de desigualdad y que en la medida en que el gobierno promueva la misma, se convierte en un agresor de todas.

No más Violencia Contra las Mujeres

Por: Eva Prados

“Después de todo, ¿dónde empiezan los derechos humanos universales? En los pequeños lugares, cerca del hogar…” (Eleonor Roosevelt)

El 25 de noviembre fue declarado el día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer en el 1er Encuentro Feminista de Latinoamérica y del Caribe celebrado en Bogotá (Colombia) en julio de 1981. Se eligió este día porque, hace cuarenta y nueve (49) años para esta misma fecha, ocurrió el vil asesinato en manos del dictador Rafael Trujillo de tres mujeres activistas políticas de la República Dominicana, las hermanas Mirabal.

En 1999, la ONU dio carácter oficial a esta fecha de recordación. No es para menos, la violencia hacia las mujeres tanto en contextos armados como en periodos de paz es un realidad imposible de esconder. Los propios organismos internacionales y regionales han reconocido este problema como uno de carácter mundial. El Fondo de las Naciones Unidas para la Mujer, (UNIFEM) ha expresado que una de cada tres mujeres sufre alguna forma de violencia en su vida. Para atender la situación se ha adoptado instrumentos internacionales y regionales como la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra las Mujer “Convención de Belém do Pará” y la “Declaración en contra de la Violencia hacia la Mujer de las Naciones Unidas”.

El Comité de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) expresó en su Opinión General XIX que la violencia hacia las mujeres es una forma de discriminación que impide gravemente el goce de derechos y libertades en pie de igualdad con el hombre. Se definió violencia hacia las mujeres como “la violencia dirigida a las mujeres por ser mujer o que le afecta de manera desproporcionada. Incluyendo actos que infligen daño o sufrimiento físico, mental o sexual, amenazas de cometer esos actos, coacción y otras formas de privación de libertad.”

Todos podemos ser víctimas de la violencia. Algunos por motivo de su trabajo, como el policía y el soldado, otros por razón de su bienes materiales, lo menos, porque estuvieron en el lugar equivocado a la hora equivocada. En ciertas situaciones, para bien o para mal, la víctima puede de alguna forma optar por no hacer algo que lo ayude a evitar el riesgo. Con esto no justifico la violencia ni mucho menos. Pero hay algunos, o mejor dicho muchos, que estamos en riesgo por algo que no podemos dejar en la casa y/o renunciar. Este último es el caso de las mujeres y los que por su orientación sexual, identidad de género, raza y nacionalidad estamos en riego se ser víctimas de la violencia.

En menos de dos semanas fuimos informados del crimen de odio contra Jorge Steven por razón de su orientación sexual e identidad de género, del vil asesinato de Mabel en su propio hogar, por un hombre que alegadamente no aceptó sus pretensiones amorosas, y hoy, salió la noticia de una joven a quien un hombre entró a su hogar con intensiones de índole sexual, y amenazándola de muerte, cometió actos lascivos en su contra. Las estadísticas de violencia doméstica no paran de ilustrar que hay un patrón de violencia y que esta completamente dirigido a las mujeres, para los años 2006, 2007, 2008, veinte y tres (23), quince (15), veinte y seis (26) mujeres murieron en mano de su pareja, respectivamente, versus en el caso de su par masculino fue cuatro (4), tres (3) y hasta sólo un (1) hombre en el 2008.

Estos datos y hechos sólo ilustran que las mujeres por ser mujeres y/o nuestra orientación sexual o identidad de género nos pone en mayor riesgo de ser víctimas de la violencia. Se pone en la pantalla grande nuevamente el peor de los problema de discrimen por género y orientación sexual en que vivimos muchos en este país. Hay quien dirá, pero si los que más mueres son hombres, es cierto, pero no te matan por ser hombre. Pero son a las mujeres a quienes continuamente violan, hostigan y matan, hasta nuestras propias parejas. La violencia es un problema social altamente complejo, pero no podemos seguir permitiendo que ciertos grupos tengan que vivir con mayor riesgo que otros.

Como nos dice Mackinnon: “Cuando no se ha declarado la guerra y sin embargo las mujeres son golpeados por hombres cercanos a ellas, cuando las esposas desaparecen en los estacionamientos de los supermercados, cuando las prostitutas flotan en los ríos o aparecen bajo montones de harapos en edificios abandonados, todo tiende a pasar desapercibido en los archivos del sufrimiento humano porque las víctimas son mujeres y huele a sexo”.

Sin embargo, la violencia hacia la mujer no se circunscribe, como bien surge de la definición de la CEDAW, a sólo actos de violencia física, también hay actos que infligen sufrimiento mental con impacto desproporcional en la mujer. En esta categoría de violencia yo incluiría el sufrimiento que viven las mujeres por la barreras que pone el gobierno a su desarrollo humano y económico. Por ejemplo, el pobre acceso de las jóvenes y mujeres de escasos recursos a métodos de planificación familiar como abortos voluntarios y pastillas anticonceptivas. El que una mujer no pueda optar por prevenir un embarazo no deseado, y/o terminarlo, tiene un impacto directo en el desarrollo económico y humano de ésta. Además, se promueve el uso de métodos no seguros de terminación de embarazos que pueden provocar la muerte de éstas.

Tampoco podemos olvidar el sufrimiento que representa las limitaciones económicas que viven las mujeres en Puerto Rico representado en el alto nivel de féminas que viven en la extrema pobreza. De igual manera, el martirio que están pasando tantas mujeres que han sido afectadas por las cesantías del gobierno y que han visto su estabilidad económica completamente tronchada.

Finalmente, y no menos importante, quedan las mujeres que por distintas razones están en una posición de especial vulnerabilidad, por pertenecer a su vez a otros grupos discriminados. Este es el caso tantas mujeres inmigrantes víctimas de violencia en este país, muchas bajo las manos de sus esposos, otras como víctimas de tráfico humano y la prostitución forzada. También en esta categoría entran las trabajadoras sexuales y muchas mujeres sin hogar que viven en continuo riesgo de ser agredidas, sin que nadie procure por ellas.

Solidaridad

III



La clave está en nosotras.


Me veo reflejada en ti. Y tú en mí.


Combatimos la violencia desde la solidaridad. Mano con Mano.




No hay batalla inútil.

25 de noviembre:
Día Internacional de No más Violencia Hacia Las Mujeres

martes, 24 de noviembre de 2009

Las Chapulinas Somos Nosotras Mismas

Por: Eva Prados-Rodríguez


Por qué nunca aparece un chapulín colorado o un héroe justiciero a defender a cada mujer que es amenazada de muerte por su esposo y/o acechada y violada sexualmente por un extraño. Por qué rara vez escucho una noticia que diga “Policía salva mujer de ser agredida por su esposo”, “Vecino(a) sorprende a violador antes de que lastime a su víctima”, “Detienen hombre que viola orden de protección cuando intentaba agredir a su esposa”. En cambio, para el robo de la Mudafort se coordinó todo un esfuerzo policiaco para detener el acto criminal.


En el caso de las mujeres todo lo que escucho son finales terribles. No importa que vivimos en sociedades vigiladas por la policía, con control de acceso, donde habitamos unos encimas de los otros. Hay teléfonos, alarmas y un Código Penal, más la Ley 54, cada vez más punitivos con los delitos de violencia doméstica y agresión sexual. Sin embargo, nosotras seguimos siendo violadas sexualmente por extraños, matadas por nuestros esposos y hasta por un conocido que no aceptó un “no” a salir.


Qué más hay que hacer? Como mujer hago un llamado, a más que quedarnos como víctimas de la violencia, luchemos en su contra. Seamos dueñas de nuestros cuerpos, vidas y seguridad. Asumamos la responsabilidad de reconocer que estamos en riesgo, pero que podemos defendernos. Los héroes justicieros no existen pero si podemos crear heroínas. Mujeres que no se queden calladas ante la violencia que nos oprime, seres de carne y hueso que defendamos nuestro derecho a vivir libres de agresiones, humillaciones y acecho.


Tú, gobierno, vecino (a), compañero(a) de trabajo, familiar, amigo (a) también tienes el deber de luchar para que ni una mujer más sea víctima de la violencia por su condición de mujer. Cada vez que una mujer muere en manos de su esposo o es agredida sexualmente demostramos los incivilizados que somos. La violencia de pareja y la agresión sexual son males que ilustran a una sociedad enferma, llena de mitos falsos y sobre todo absorbida por las desigualdades.


Mi madre desde pequeña me decía, “no le tengas miedo a nada”, palabras que llevaré conmigo siempre. Por mi parte le diré a mi hija, vecina, compañera de trabajo, extraña en la calle: “son muchos los riesgos que corremos como mujeres, pero no temas porque no estas sola”.


Digamos este 25 de Noviembre No Más Violencia hacia las Mujeres.

Restituido en su puesto juez

El juez del asunto del cual ya escribimos aquí ya fue restituido a su cargo.

Por: The Associated Press - 23/11/09 6:58 PM A- A+

SAN JUAN (AP) — El juez presidente del Tribunal Supremo, Federico Hernández Denton, anunció el lunes la restitución en su puesto del juez Israel Hernández González, quien había sido implicado en un incidente de violencia doméstica.

Hernández González fue separado temporalmente de su cargo tras ser referido en septiembre al Panel del Fiscal Especial Independiente (FEI) por el Departamento de Justicia por un alegado altercado de violencia doméstica en el que hubo un arma de fuego.

"Esta determinación obedece a que el referido Panel emitió una resolución el 10 de noviembre en la que determinó de manera unánime no designar un FEI para investigar este caso", dijo Hernández Denton en un comunicado.

"Por considerar que tras la resolución del Panel no existe la situación extraordinaria que dio lugar a la determinación de separar al juez Hernández González de sus funciones, dejamos sin efecto la misma", indica la orden administrativa del Juez Presidente.

Hernández González fue referido por el secretario de Justicia, Antonio Sagardía, al Panel del Fiscal Especial Independiente el 22 de septiembre pasado por alegadas violaciones a la Ley de Violencia Doméstica y la Ley de Armas. El 28 de septiembre, fue suspendido sumariamente de su empleo por Hernández Denton.

Según la prueba presentada por Sagardía, el 8 de julio pasado, el juez agredió físicamente a su esposa al empujarla y tumbarla al piso ocasionando que ésta se lastimara el codo y pie derechos.

La investigación en Justicia estuvo a cargo de las divisiones de Integridad Pública, Delitos Económicos y asuntos del Contralor.

Tras evaluar la prueba, el Panel decidió unánimemente no asignar un Fiscal Especial Independiente para investigar las imputaciones de la ex esposa del magistrado.

El juez Hernández González está adscrito a la Región Judicial de Humacao.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Nos asesinan de nuevo: Mabel Merced López, 29 años

Por The Associated Press


Procuradora condena asesinato de mujer a manos de ex pareja

Califica de “repudiable y salvaje” el ataque contra la mujer al frente de su hija


SAN JUAN — La procuradora de las Mujeres, Yvonne Feliciano Acevedo, condenó hoy el asesinato de una mujer a manos de su ex pareja en el barrio Candelero Abajo de Humacao.

Mabel Merced López, de 29 años, murió alrededor de las 11:10 p.m. tras mantener una discusión con su ex compañero, quien se armó de un objeto punzante y le hizo varias heridas en diferentes partes del cuerpo. Los hechos ocurrieron frente a la hija de la occisa, que intentó defenderla.

“Es repudiable el salvaje ataque contra Mabel Merced, más aún cuando esta tragedia ocurre frente a su hija. Es doloroso y muy triste pensar en lo que vivió esta niña. Mis condolencias y solidaridad para ella y toda su familia”, manifestó en un comunicado la procuradora.

Según estadísticas de la Policía, en lo que va de año 14 mujeres y un hombre han perdido la vida en incidentes de violencia doméstica.

“Tenemos que todas y todos ser parte del esfuerzo para erradicar la violencia doméstica. No podemos pensar que éstos son asuntos de pareja y que nadie debe intervenir. En este incidente murió la víctima, pero además una menor pierde a su madre, y esta tragedia la marcará para toda su vida”, añadió.

Después del incidente, el sospechoso se internó en un monte aledaño, pero posteriormente fue arrestado y llevado a la comandancia de Humacao.

La Uniformada indicó en su reporte que en torno a este caso no existía una orden de protección vigente.

Feliciano Acevedo instó a todas las mujeres víctimas de violencia doméstica a querellarse ante la Policía y buscar protección para ellas y sus familias.

“Si estás bajo amenaza, busca protección. No se puede subestimar al agresor. Debes proteger tu vida y la de tus hijos”, puntualizó.

La línea de orientación de la Procuraduría de las Mujeres opera en el (787) 722-2977 las 24 horas los siete días de la semana.

Lunes de tribunales para víctimas de violencia doméstica

Causa para arresto a hombre que disparó a ex pareja en Mayagüez

Raquel, sobreviviente de violencia doméstica, compareció hoy al Tribunal de Primera Instancia de Mayaguez para la vista preliminar del hombre que le disparó en varias ocasiones.

Rebajan cargo de asesinato a hombre mató a esposa en Trujillo Alto


Esa esposa asesinada es Lizzia.

PrOhIbIdO OlViDaR

Y si no seguimos los consejos ¿qué?

II



La violencia hacia las mujeres en Puerto Rico ha sido intimado por muchos como parte de nuestra cotidianidad. Desde que nacemos hasta que morimos las mujeres nos sabemos en riesgo. Por ello, la mera posibilidad de convertirnos en víctimas de una agresión se ha convertido en una agresión por mérito propio, una agresión constante y continua que nos mutila nuestra autonomía y decide por nosotras desde qué ropa utilizar (para que nos tomen en serio), qué trabajos aceptar (en un ambiente dónde no nos hostiguen), por cuál acera caminar (en donde no tenga que exponerme a una falta de respeto), en dónde estacionar (que no me agarren desprevenida), en dónde vivimos (que tenga seguridad 24/7). Al fin y al cabo, la lista de consejos para evitar ser victimizadas nos convierte en presas de la ansiedad. Una no puede evitar preguntarse qué pasa si se obvian los consejos. Si nos agreden, ¿cuál será nuestra justificación para ganar la solidaridad de la sociedad? Solidaridad que, a ratos, se no escapa por un sistema que también nos ultraja.

Detrás de discursos para supuestamente “protegernos” muchas veces se esconde una ideología machista que pretende desplazar la responsabilidad de la sociedad de velar por la paz y seguridad de sus mujeres y hombres, hacia los hombros de las propias mujeres. Así, a las mujeres nos invade un terrible sentimiento de culpa cuando sentimos que no seguimos “los consejos” al pie de la letra, si de repente nos tomamos un trago de más, o si salimos de nuestras casas después de las 12 de la noche, si le sonreímos a un chico, o si conducimos con la ventana del auto abierta. La sociedad nos violenta y pretende culparnos por la violencia. Es casi como si nos preguntara: ¿Quién nos manda a ser mujeres?

No lo vamos a permitir.

PrOhIbIdA La InDiFeReNcIa

domingo, 22 de noviembre de 2009

Ellas Somos Nosotras

I

Cuando niña, Mamá me prohíbia estar sola en una habitación con hombres, que no fueran mi papá. No importaba que fueran tíos, primos o amigos de la familia. Antes de los cinco años, ya sabía dónde exactamente no se me podía tocar (“con excepción del doctor, si está presente mamá”). Era una niña pero aún así podía percibir que cosas malas pasaban fuera de la protección de mi hogar. Cosas que tenían que ver con violencia y con otras niñas como yo. Comencé a preocuparme.
Mujer embarazada es interceptada, mientras hace ejercicios, la secuestran, la violan y la asesinan

En el colegio católico aprendí sobre la prohibición religiosa del derecho al aborto. Pero vi cómo expulsaban a las chicas embarazadas, como castigo por publicar su sexualidad con una barriga. Veía muchos dedos apuntando, pero no ayudando. En alguna ocasión, hubo un mini escándalo porque el Colegio pretendía expulsar sólo a la chica embarazada y no al chico que la embarazó. Descubrí que existen dos varas. Discrimen. Supe que algo no andaba bien. Despertaba mi conciencia feminista.

Mujer es violada en estacionamiento público en el Viejo San Juan

En la Universidad, vivía en alerta. Escuchaba las historias de estudiantes violadas en pasillos o en el estacionamiento de la Universidad. No hubiera sabido a dónde acudir si me hubiese sucedido algún incidente violento. Escuchaba constantemente la voz de mi madre: “No confíes en nadie, Verónica”. Ansiaba tener gas pimienta en la cartera. En la Universidad también cimenté mi identidad como mujer feminista y eso ayudó a sentirme más segura, como si el hecho de reconocerme en desventaja por ser quien era, y luchar en contra de ello, me diera fuerzas para enfrentarme a lo que fuera. Pero, aún así, tenía miedo.
Varias mujeres son violadas sistemáticamente por dos hombres (uno gordo, el otro flaco) que entran a sus apartamentos.

En la Escuela de Derecho, escuché en boca de catedráticos chistes sobre la violencia hacia las mujeres. Legendario es el profesor que, para establecer un punto, hace referencias a cómo a una mujer la violaron no en contra de su voluntad sino "en contra de una mata de plátano". [Risas]. O el otro que a todas las mujeres las tilda de “resolutas” para no decirles “putas”. [Más risas]. Esos profesores, protegidos desde la autoridad y santidad de la Cátedra, son vistos con admiración por colegas y estudiantes. Me indignaba pero nada decía. Me sentía sola.
Violador en serie aterroriza a estudiantes en Río Piedras

Llegó mi adultez joven. Lejos de la protección materna y paterna, decido vivir sola en San Juan. Me reconozco como una víctima en potencia. Duermo con gas pimienta al lado de la cama. Fui a una armería para comprar una “taser gun”. No pude comprarla, al comprobar que sólo tenerla en las manos me hacía temblar. Cuando escucho alguna de las noticias de terror, que tan comunes se han puesto en Puerto Rico, duermo con un cuchillo al lado de la cama.
Hombre mata a disparos a su ex-esposa y balea al hijo de ambos.

No por nada algunas de nosotras le damos la dirección del chico que nos invitó a salir a nuestras amigas, “por si no aparecemos”. Lo decimos más en serio que en broma.

consejos

no te pongas faldas cortas; no andes sin gas pimienta en la cartera; no enseñes las tetas; si te detiene un policía en medio de la noche, dile que lo sigues al cuartel; no te mudes sin antes poner rejas; no aceptes tragos a desconocidos, o mejor, a nadie que a veces los conocidos son los peores; no hagas jogging en la calle; deja las luces encendidas; duerme con una navaja al lado de la cama; si ves a alguien raro rondando tu casa, habla en voz alta a tu esposo (aunque no lo tengas); no te estaciones en Covadonga, detrás de la Escuela de Derecho de la UPR, en las calles sospechosas de Ocean Park, en cualquier calle del casco de Río Piedras, ni en el multipisos de Plaza Las Américas; no rías las gracias; no vayas a su casa; no salgas hasta la madrugada; en fin, no busques que te violen.


vrt

Nos cuesta el doble



Cartel de Eva C. Cano Plaza con la colaboración de Marina Martínez de Pinillos

¡No las olvidamos, queridas!

En mi temprana adolescencia, convencí a mi madre para que me permitiera hacerme mi primera manicura. En cuanto obtuve la ansiada autorización, corrí a un salón de belleza y allí conocí a Ada, la dueña del lugar. Simpática, agradable, sonriente, siempre trabajadora, Ada. Su socio era también su esposo, así que lo recuerdo a él también, entrando y saliendo del salón, mientras Ada trabajaba con mis manos. Un día, de repente, el salón de belleza amaneció cerrado. Ada había sido asesinada por su esposo. Se abrió la caja de pandora. Por primera vez, en mi vida escuché de primera mano sobre cómo la distorsión de lo que es una relación amorosa puede terminar en muerte. Perdí la inocencia.


Durante mis años de escuela superior compartí con muchachas que se convirtieron en parte importante de mis años de formación. Martita era una de ellas. En plena adolescencia éramos felices, riendo y corriendo por los pasillos del colegio. Como pasa en estos casos, la graduación marcó la separación. El reencuentro con Martita se dio en las más terribles circunstancias. Ella marchó a Estados Unidos. Pero su novio, estando hasta allá, la torturó y la asesinó. Así, volví a ver a Martita, con su linda sonrisa apagada, sus ojos oscuros cerrados, sus manos una sobre la otra ya no daban abrazos. Triste, triste día que quisiera no recordar, pero lo hago.

Hace pocos años, mi madre me llamó para darme otra noticia. El hijo de una de sus mejores amigas acababa de asesinar a Brenda, su ex compañera. La misma ex compañera a la que había abandonado con tres hijos, y a quien, al parecer, no le perdonaba que hubiese logrado con mucho esfuerzo y sacrificio levantar una casita humilde en el Barrio Bunker de Caguas. Un día, él la llamó para que saliera de la casa, ella se limitó a abrirle una ventana... él le disparó a través de ella. El hombre en cuestión anduvo campeando por su respeto por el barrio por muchos meses, hasta que por fin lo arrestaron. Dicen que está en la cárcel.


Recientemente, en este blog puse la noticia del asesinato de Lizzia. Más tarde, tristemente, me enteré de que Lizzia era una querida compañera de trabajo de mi amigo Isidro. Trabajaba en uno de las mesas de cosméticos de Sears. Me cuenta Isidro, que Lizzia era solidaria, dadivosa, alegre… a veces no tenía dinero para comer por tal de cumplir con todas sus responsabilidades económicas. Ella no pensaba que su esposo la mataría. Estaba equivocada.

Así, cuatro han sido las mujeres conocidas por mí o por personas cercanas a mí que han sido asesinadas por sus parejas. Sus historias se unen a la de mis otras conocidas, algunas más cercanas que otras, que han sido manoseadas por familiares, acosadas por ex novios, hostigadas por sus supervisores, insultadas por sus parejas. Por eso, cuando digo que “cuando violan a una mujer, nos violan a todas” o que “Elida era una de nosotras” lo digo en serio.

A Ada, Martita, Brenda y Lizzia, a sus hijas e hijos, a sus madres y padres, a todas aquéllas y aquéllos que las lloran y extrañan cada día, va dedicado este espacio durante la Jornada de No Más Violencia Hacia las Mujeres.


PrOhIbIdO OlViDaR

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Preocupantes expresiones

En el día de ayer salió publicada la noticia de que el Panel sobre el Fiscal Especial Independiente (FEI) no designará un FEI contra el juez superior Israel Hernández González por alegadas violaciones a la Ley de Violencia Doméstica y Ley de Armas. No tengo los criterios de juicio para evaluar esa decisión, así que no tengo problemas en darle un voto de confianza a la actuación del Panel. Ahora bien, me gustaría destacar las siguientes expresiones, realizadas por la ex jueza Berta Mainardi Peralta:

En su voto particular, Mainardi Peralta hizo énfasis en la función del panel de encausar a los funcionarios públicos culpables y preservar la integridad y reputación de los inocentes.

“La suspensión del magistrado y su difusión en los medios por la oficina de la Administración de Tribunales ciertamente han provocado ya en él (el juez) una mancha que bien pudo haberse evitado si se hubiese aguardado por la determinación que hoy ha tomado el panel a escasos 49 días de habernos referido el asunto a nuestra consideración”, añade la Presidenta del Panel del FEI.

Según Mainardi Peralta, la decisión de suspender al juez “fue apresurada”.


Me preocupan las expresiones de la ex jueza porque me parece que el Juez Presidente Federico Hernández Denton actuó con prudencia cuando suspendió al Juez Hernández González luego de a éste haberle sido imputadas violaciones a la Ley de Violencia Doméstica y la Ley de Armas, por supuestamente haber agredido físicamente a su esposa al empujarla y tumbarla al piso ocasionando que ésta se lastimara el codo y pie derechos. Ante ese cuadro, el Juez Presidente no tenía muchas opciones. Ningún agresor debe ser juez, ni tener acceso a la autoridad que ser juez le provee. Ante la duda, saluda. Sabido es que en nuestro sistema las salvaguardas constitucionales permiten que, en determinadas circunstancias, una persona pueda ser privada de su empleo en tanto se resuelven las alegaciones en su contra. No veo porqué en este caso habría que hacer una excepción. El hecho de que el Panel, esta vez, haya resuelto el caso en menos de dos meses, nada dice. ¿Qué tal si, en efecto, hubieran decidido asignarle un FEI al caso? Ciertamente, es un vicio de nuestro sistema que la presunción de inocencia muchas veces sea derrotada en los medios de comunicación. Desde aquí hemos expresado alarma ante dicha práctica. Pero no por ello vamos a dejar de apoyar todas aquellas medidas que logren, de alguna manera, significar que la violencia hacia las mujeres es y será una práctica INTOLERADA por nuestras instituciones.

martes, 17 de noviembre de 2009

Exprésate contra la violencia hacia las mujeres

Feministas y blogueras convocan a enviar y compartir expresiones sobre el tema de la violencia para publicarse en blogs. Pueden ser columnas breves, fotos, poesía, diseño gráfico, y otras formas de expresión en contra de la violencia hacia las mujeres.

Puedes enviar cualquier expresión ya creada o por culminar. Estaremos recibiendo sus trabajos hasta las 11:00 p.m. del Sábado 21 de noviembre de 2009. Se hará un escogido de las expresiones que serán publicadas en blogs solidarios con la causa de las mujeres. ENVIAR A:
nomasviolencia.mujeres.pr@gmail.com

El proyecto será parte de una iniciativa de la organización Global Voices para la redacción, publicación y compilación de expresiones sobre el tema de la violencia en contra de las mujeres en los blogs de Puerto Rico que, a su vez, resultarán enlazados a otros tantos blogs del mundo entero. Los Blogs serán escritos por feministas y blogueras. Abordarán diferentes aspectos en contra de la violencia hacia las mujeres. A su vez serán compilados en uno sólo. Para accesar algunos de los blogs pueden dirigirse a los siguientes enlaces:

Mujeres en PR:
http://mujeresenpr.blogspot.com/
Poder, cuerpo y género:
http://galindomalave.com

lunes, 16 de noviembre de 2009

Proyecto Matria: ¡Solidaridad en Acción!

Tiempo de restaurar
lunes, 16 de noviembre de 2009
Arys L. Rodríguez Andino / Primera Hora
Cuando vio que su compañero empezó a destruir la casa y la amenazó con un cuchillo no dudó, ni un segundo, de que lo importante en ese momento era salir de allí con sus hijos. Descalza y en bata agarró a los menores, cruzó la avenida y marcó el 911, única llamada que podía hacer sin dinero.

De eso ya pasaron cinco años.

“Un día llegó tomado de madrugada y yo dije: 'No voy a discutir con ebrios', y entonces fue peor el remedio que la enfermedad porque se molestó porque no le hacía caso. Empezó a destruir cosas en la casa y en una de ésas tomó un cuchillo y yo me dije: 'Esto no es para mí'”, narró Myrna Arias, una mujer de 41 años que detuvo lo que pudo ser el principio de un patrón constante de violencia doméstica.

Con asistencia de la Policía recogió sus cosas y se fue a la casa de su padre, lugar que le permitió, dentro de las circunstancias, poner su mente en orden.

Como toda víctima tuvo que repetir, una y otra vez, la situación que había vivido. “Una persona te pregunta y otra te pregunta lo mismo. Estuve desde la mañana hasta las seis de la tarde. Irónicamente, él salió primero porque lo estaba esperando un fiador y yo me quedé esperando a que me dieran la orden de protección porque así funciona el sistema”, explicó Arias, una ex consejera familiar que había dejado de trabajar por petición de quien se convirtió en su maltratante.

Sin trabajar y con una niña y un niño que mantener, Arias se dio a la tarea de buscar opciones. “Tenía una familia que me apoyaba, pero no es lo mismo”, expresó.

“Llegué al Hogar Ruth pero yo no necesitaba albergue en ese momento porque estaba con mis papás”, mencionó.

Referida por una trabajadora del Hogar, llegó a Matria, una organización que atiende a mujeres de todo el país víctimas de violencia doméstica, agresión sexual o acecho.

En Matria consiguió un vale de vivienda transitoria por 12 meses, periodo que aprovechó para tomar un curso de chef de cocina nacional e internacional.

Aunque su interés era trabajar por su cuenta, dirigió una compañía de camiones para reunir dinero y no tener que recurrir a préstamos para iniciar su empresa.

Durante dos años y medio estuvo entre camioneros, un reto grande del que salió fortalecida y lista para su Culinary Adventure, la compañía que creó para ofrecer servicios de catering y de chef personalizado. “Es como en un restaurante pero en el sitio que tú quieras. Nos sentamos contigo y diseñamos el menú”, explicó.


Ya con independencia económica, cuando necesita asistencia para los catering, contrata a otras que, como ella, han sido sobrevivientes de violencia doméstica. “A veces uno tiene las oportunidades, las pones en una esquinita y cuando vienes a ver ya pasó el tiempo y no lo hiciste”, analizó.

Otra que también aprovechó la oportunidad fue Vidalia Cosme Villegas, una joven madre de 29 años que llegó a Matria “derrotada totalmente” por el maltrato emocional al que la sometía su esposo.

“No me daba valor. Todo estaba mal para él. Nunca hice nada para él”, dijo.

Tan convencida estaba de que no servía para nada que se olvidó de que su sueño era ser mecánica, una profesión que conocía porque era a lo que se dedicaban su papá y su mamá.

“Le dije (a la psicóloga) que lo que yo quería era ser mecánica como mi papá y mi mamá y así, el único trabajo que yo podía hacer con ganas y empeño era eso. Intenté estudiar secretarial médico y no me gustó”, confesó sobre sus intentos por prepararse para un trabajo común.

Con la ayuda del personal de Matria, recibió el empuje que le faltaba para ser lo que quería ser. En un año y tres meses se convirtió en mecánica.

Antes de graduarse le pidió trabajo a un amigo que, para ponerla a prueba, la retó a que montara una transmisión. “Me dejó sola y yo lo hice todo. Desde chiquita yo bregaba en mecánica. Él era el que no me creía”, expuso mientras movía sus manos de uñas cortas, llenas de una grasa que “se va con un cepillito”.

Destacada en los estudios, un profesor la contrató como mecánica diésel. Única mujer en el equipo, a los camioneros que atiende les parece “raro” que ella esté ahí.

Aunque no se siente diferente, reconoce que algunos clientes ponen en duda su capacidad. “Han tratado de venderme las piezas que no son y yo digo, 'no es y no es'”, sostuvo enérgica.

Una vez en que tenía que diagnosticar una guagua le dijo al dueño que el starter estaba roto y el vehículo no quería prender. “¿Cómo va a ser si la guagua está bien?”, le insistía el individuo. “Tuve que sacarlo y mostrarle. Si fuese hombre, no pasaba”.

La mecánica no le luce complicada. Ahora, cambiar su mentalidad de derrotada, sí. “Pero ya sé que no hay nada imposible. Ya no me trato de poner obstáculos”.

Como ella, Marolyn Delgado Quiñones trata cada día de vencer las dificultades. Fácil no es. Como no fueron fáciles sus diez años en el negocio de ventas de sustancias controladas.

“Esa etapa es como una película”, recuerda la joven de 34 años, quien llegó a cumplir cárcel y quien aprovechó ese tiempo “como un retiro”. “Duré cuatro meses en Vega Alta y la sentencia mayor en el hogar”.

Al terminar su condena se encontró con que la calle seguía tan dificultosa como cuando la dejó. Por un tiempo trabajó en un restaurante con un salario de $7.00 la hora. De pobre no la sacaba, pero “algo es algo”.

Después de unos meses sin trabajo y las cuentas en aumento llegó a Matria, donde un préstamo le ha permitido abrir una empresa de mantenimiento de áreas verdes, sellado de techos y pintura de residencias.

“Compré una podadora, una sierra y un trimer”, dijo sobre las primeras herramientas de su negocio. En el baúl de un volvo del 86 que le regaló la actriz Elia Enid Cadilla lleva el equipo.

De sus años del punto le queda el recuerdo de no dormir. “Uno no duerme. Tenía que subir las escaleras con una pistola. Tenía a mis enemigos y a la Policía”, expresó Delgado Quiñones, quien atribuye a la muerte de su madre y a las vicisitudes de la pobreza su inmersión en la venta de drogas. Ahora sus energías están puestas en el negocio y, aunque a veces se deprime porque las cosas no marchan con la rapidez que quisiera, ya no se le esconde a nadie. “No me persigue nadie”.

Ir a enlace de la noticia para ver video sobre Matria.
Ver otra noticia aquí.

sábado, 14 de noviembre de 2009

Mujeres truenan contra Rivera Schatz

Por The Associated Press
SAN JUAN — El Movimiento Amplio de Mujeres de Puerto Rico (MAMPR) rechazó enérgicamente hoy las expresiones del presidente senatorial, Thomas Rivera Shcatz, contra la senadora Sila Mari González, de quien dijo hay que perdonarla como al personaje bíblico María Magdalena.

En una carta al líder senatorial, el MAMPR indicó que sus expresiones contribuyen a fomentar estereotipos de género y a la marginación política de las mujeres.

“Le cursamos esta comunicación para rechazar de manera contundente sus expresiones sobre la senadora Sila Mari González emitidas el pasado martes en una conferencia de prensa. Repudiamos también la utilización del sistema de gobierno de la Isla y de espacios que se deben a la democracia para discriminar, atropellar y violentar la dignidad de la senadora González”, indica la misiva, copia de la cual obtuvo Prensa Asociada.

El MAMPR, integrado por varias organizaciones defensoras de los derechos de la mujer, indicó que el referido incidente “se suma al patrón de agresiones en contra de la dignidad y los derechos de las mujeres de la Isla que tanto la Legislatura como el Ejecutivo han perpetrado durante el pasado año”.

“Cuando las instituciones de gobierno permiten que se juzgue, o se intente juzgar, a una mujer que ocupa un puesto público a base de estereotipos de género, está colaborando a la marginación política de las mismas y perpetúa el que aún siendo el 52% de la población esté poco representada en los cuerpos políticos del país. Este tipo de actitud no puede ser tolerada”, sostuvo.

El MAMPR también ha denunciado otras acciones legislativas que van en detrimento del bienestar de las mujeres como el desmantelamiento de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres a través de la Ley 7 de emergencia fiscal y la constante violación del principio de separación entre Iglesia y Estado.

La carta a Rivera Schatz está firmada por las portavoces del MAMPR Ana Irma Rivera Lassén, Alana Feldman Soler y Adriana Alonso.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Cambridge, USA: Catharine MacKinnon and law as courage, emotion, and social change

[Gracias, Myrta, por este maravilloso enlace]

By Jessica Corsi


Published: Wednesday, November 4, 2009

Updated: Thursday, November 5, 2009

When Catharine MacKinnon said goodbye to us at the end of her Sex Equality class on Wednesday October 28, she choked up, and we all choked up with her. The emotion was evident in her voice as she read us a passage from Virginia Woolf’s A Room of One’s Own that can be found in the center of MacKinnon’s Sex Equality textbook. The passage entreats us to work: it reminds us of why we work at all, and describes vividly the people for whom we work when we work on sex equality:

“I told you in the course of this paper that Shakespeare had a sister; but do not look for her in Sir Sidney Lee's life of the poet. She died young - alas, she never wrote a word . . . . Now my belief is that this poet who never wrote a word and was buried at the crossroads still lives. She lives in you and in me, and in many other women who are not here tonight, for they are washing up the dishes and putting the children to bed. But she lives; for great poets do not die . . . they need only the opportunity to walk among us in the flesh.


This opportunity, as I think, it is now coming within your power to give her. For my belief is that if we live another century or so—I am talking of the common life which is the real life and not of the little separate lives which we live as individuals—and have five hundred a year each of us and rooms of our own; if we have the habit of freedom and the courage to write exactly what we think; if we escape a little from the common sitting–room and see human beings not always in their relation to each other but in relation to reality . . . then the opportunity will come and the dead poet who was Shakespeare’s sister will put on the body which she has so often laid down.


. . . As for her coming without that preparation, without that effort on our part, without that determination that when she is born again she shall find it possible to live and write her poetry, that we cannot expect, for that would be impossible. But I maintain that she would come if we worked for her, and that so to work, even in poverty and obscurity, is worth while."

Why do we study law? Why do we study Sex Equality and why do we put ourselves through the process of qualifying at the bar and why do we go to work every day? We do all of these things because Shakespeare’s sister is dead and she never wrote a word, despite all she could have shown us and despite how much she could have enriched our lives and fulfilled the purpose of her own. And when we sat in our Sex Equality class, we came into contact with all of the girls and women—and boys and men, too; but mostly women and girls—who are dead or too sick or hurt or too poor or too shut out of education or work to write, to share their gifts, to live their lives and to contribute to ours. In Sex Equality, we engaged in something that often falls by the wayside in legal education: the reality of the lives of those living under and touched by the law.

Legal discourse is theoretically and intentionally rational, but Sex Equality was an emotional class. Contrary to the need to suppress emotion, it was invited into the classroom to inform processes of reason and applications and evaluations of law and legal opinion. Does the current state of rape law make you angry? Well, it should; and that anger is an indication that the law in both the black letter and in its implementation should be modified. Do the horrifying realities of prostitution and legal decisions that blame the victims of these horrors and not the perpetrators of them make you sick? They should.

And instead of throwing your hands up and joining the ranks of the complacent, consider instead what your unique position as a person with elite legal training could contribute to eradicating horrors, and to eradicating all of the other forms of discrimination we face in our daily lives. Why just study the law and obey the law? If the law makes you unhappy, if the law is grossly disconnected from the realities in which we live, if the law perpetuates rather than alleviates the harms of sex discrimination—do something. You are more than equipped. What is a Harvard Law School education good for if not this?

When Professor MacKinnon finished reading from Virginia Woolf, we gave her a standing ovation. Afterwards, I thought about why. I thought about why every day her class was full of people auditing—not just other students but other professors, Harvard staff members, and people from the community. I had received emails from friends of friends who wanted to take off work and come to see her speak. What attracted these people so strongly to her class, I think, is her courage. But not just any courage—courage to speak truth not only to the power of our gendered hierarchies but to the power of the law.

Legal education can make us cowed. We fall into the habit of repeating the law as it is already applied. We are not innovators, and if we are, we innovate on behalf of clients who have no particular reason to be deserving of legal change other than that they have paid for our services. But Sex Equality class was about courage to face down and modify the existing legal structure on behalf of vulnerable and marginalized people—women—who do not have billions of dollars to throw down for our services and for whom legal innovation is not a matter of a better and more efficient merger or a more profitable contract but rather a matter of life and death.

And with this move we return a deeper meaning to the legal profession. Perhaps some of our law school class pursued a law degree for the sole purpose of obtaining a steady, high status job that promises heaps of money. But other people came to law school because they see the law as a tool and they connect emotionally to people that they would like to help through the law. They want to see social change that eliminates discrimination and gives voice to those on the margins of society. Sex Equality gives that back. It reconnects law to emotion and law to courage and law to social change.

We all choked up along with Professor MacKinnon as she read, because we know from our own experiences that what she read is true: we know that Shakespeare’s sister is dead and that she won’t rise up unless we work. We know that Virginia Woolf wouldn’t have been allowed to enter Harvard Law School because it did not admit women at that time. We know it to be true that if we sit here and do nothing women will not advance. And so we tear up and we jump to our feet and we clap our hands, because we’ve made it inside these hallowed institutions that Woolf dreamed of entering, and so now we have the power to resurrect the poet, to let her be born in great numbers in the next generation. We felt our own privilege in that moment, but it was not the usual privilege and arrogance regarding Harvard’s rank in the world and our rank along with it; it was privilege with meaning and power to affect change. It is the privilege to use our law degrees to improve the lives of those who are truly depending on the law for help.

martes, 10 de noviembre de 2009

El hombre que engendró al hijo de Melania...

Al papá de José Alexander no le importaba su hijo

martes, 10 de noviembre de 2009
Darisabel Texidor Guadalupe / Para Primera Hora

Ponce. Lo engendró, pero desde el momento en que conoció de su existencia se distanció de la mujer a quien nunca le profesó amor alguno.

José Álvarez, padre del pequeño José Alexander, a quien su madre Melania de Jesús Serrano le arrebató la vida asfixiándolo el día de San Valentín de 2008, se sentó a testificar muy cerca de la acusada, que sobrevivió a su intento de suicidarse tras matar a su hijo.

El hombre narró al tribunal que conoció a Melania en una iglesia de donde fueron expulsados, ya que no aprobaban las relaciones de concubinato. Dijo que sólo compartían esporádicamente, que nunca estuvieron enamorados y mucho menos planificaron unir sus vidas como una pareja.

Supo que la mujer tuvo un embarazo difícil el día que la llevó al hospital, donde ella pasó muchos meses en reposo. Pero, admitió que nunca fue a verla para conocer su condición de salud ni la de su hijo.

Sobre José Alexander dijo que lo vio por última vez el día antes de su muerte, cuando se reunió con De Jesús para darle el visto bueno a la expedición de un pasaporte para el menor, ya que planificaba enviarlo a vivir con una tía en Estados Unidos. El niño, dijo, se veía contento, pero que la madre lucía preocupaba y llorosa.

“Ella me dijo que estaba mal, que tenía problemas económicos y de salud, y que el niño estaría mejor allá”, dijo Álvarez, a preguntas de la fiscal Caroline Arcelay, tras agregar que le recomendó a De Jesús que buscara ayuda médica para sus problemas de salud.

Álvarez reconoció que se relacionó muy poco con su hijo, que asistió sólo a su primer cumpleaños y “de vez en cuando” lo veía. El hombre, quien identificó el cadáver del pequeño en el Instituto de Ciencias Forenses, no pudo contestar al abogado Carlos Soto Laracuente la fecha en que nació el niño ni cuántos años tenía al momento de morir. Pero, dijo que nunca tuvo quejas de que De Jesús maltratara a su hijo o que ella le negara verlo, sino todo lo contrario, que ella misma le pedía que compartiera más con el menor, quien ni tan siquiera lo llamaba papá.

Durante el interrogatorio al hombre, la imputada permaneció llorando mientras bajaba la cabeza y la ponía sobre el escritorio de la defensa.

Entrevista a Judith Butler

Lea sobre ella en el blog de la compañera Érika Fontánez Torres.

Importante.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Exitoso repique de la equidad

Anoche, en Caguas, celebramos las historias exitosas del Proyecto Matria. Fue una noche maravillosa, llena de artistas solidarias/os, mesas con las mercancías de valerosas mujeres participantes del Proyecto, y una grata confratenización llena de amor y alegría. ¡Felicidades MATRIA!



En el primer Teatro de Caguas...


Que repique....


Maestra de Ceremonias: Millie Gil. ¡Estupenda!


Directora de Matria, Amárilis Pagán, dio las gracias a quienes tanto han colaborado con el Proyecto.

Las/os artistas solidarias/os:


Tambuye


José Julián Ramírez


Ali Tapia





Fernandito Ferrer


Yolanda Arroyo Pizarro



Ballet Folklórico de Caguas


Chabela

Otro golpe para las mujeres pobres en E.U: Planes de salud bajo la Reforma Obama no cubrirán abortos

A más de 35 años de que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos emitiera Roe v. Wade, 410 US 113 (1973), el asunto del derecho de las mujeres a decidir terminar un embarazo sigue siendo eje principal en las mayores discusiones sociales del país. Así, no es sorpresa que la reforma de salud de la Administración OBAMA, peligrara- en gran medida- por el derecho fundamental del aborto y los problemas de acceso a ese derecho que tienen las mujeres de escasos recursos.
¿El resultado? Miserablemente, una vez más, los fundamentalismos religiosos y machistas se apuntan otra victoria: Los derechos de las mujeres nuevamente quedan desplazados, en aras de otros derechos, que representan un supuesto bien mayor. Todo el proceso de aprobación de la reforma Obama en la Cámara de Representanres, volvió a poner de manifiesto que las mujeres, sobre todo, las mujeres pobres todavía están gravemente expuestas a grandes inequidades e injusticias. Eso va para quién aún lo dude.

Aquí la noticia:

November 8, 2009
Abortion Was at Heart of Wrangling
By DAVID M. HERSZENHORN and JACKIE CALMES

WASHINGTON — It was late Friday night and lawmakers were stalling for time. In a committee room, they yammered away, delaying a procedural vote on the historic health care legislation. Down one floor, in her office, House Speaker Nancy Pelosi desperately tried to deal with an issue that has bedeviled Democrats for more than a generation — abortion.

After hours of heated talks, the people she was trying to convince — some of her closest allies — burst angrily out of her office.

Her attempts at winning them over had failed, and Ms. Pelosi, the first woman speaker and an ardent defender of abortion rights, had no choice but to do the unthinkable. To save the health care bill she had to give in to abortion opponents in her party and allow them to propose tight restrictions barring any insurance plan that is purchased with government subsidies from covering abortions.

The restrictions were necessary to win support for the overall bill from abortion opponents who threatened to scuttle the health care overhaul.

The results of that fight, waged heavily over two days, were evident as one liberal Democrat after another denounced the health care plan because of abortion restrictions, even though they were likely to hold their noses in the end and vote for the bill itself.

“If enacted, this amendment will be the greatest restriction of a woman’s right to choose to pass in our careers,” said Representative Diana DeGette, Democrat of Colorado, one of the lawmakers who left Ms. Pelosi’s office mad.

Representative Rosa DeLauro, Democrat of Connecticut, said the bill’s original language barring the use of federal dollars to pay for abortions should have been sufficient for the opponents. “Abortion is a matter of conscience on both sides of the debate,” Ms. DeLauro said. “This amendment takes away that same freedom of conscience from America’s women. It prohibits them from access to an abortion even if they pay for it with their own money. It invades women’s personal decisions.”


But Ms. DeGette, Ms. DeLauro and other defenders of abortion rights said they would nonetheless vote in favor of the health care bill and fight for changes in the final version, to be negotiated with the Senate.

The fight over abortion foreshadows difficult soul searching in the months ahead as Democratic lawmakers confront deepening divisions among their caucus on issues like abortion rights and gun control.

Through the 1980s, the Democrats struggled over abortion. But by the 1990s, the share of Americans supportive of abortion rights had grown. Democrats lost their majorities for 12 years, leaving the most liberal and pro-abortion rights members in office. As a result it seemed to fade as a public issue. Now, however, Democrats once again have a large and diverse House majority, with more members from conservative-leaning districts where anti-abortion rights groups are active.

It was that division that played out behind the scenes late last week, and into the weekend, and came powerfully in the open as the issue.

Earlier Friday, Ms. Pelosi and her supporters thought they had a deal that would quiet the fight between abortion foes. Representative Bart Stupak, Democrat of Michigan, an anti-abortion leader, said he thought so, too — until, that is, Ms. Pelosi called to tell him it was dead.

“We had an agreement at 7:30, 8 o’clock,” said Mr. Stupak, who added that he had called nearly 40 other lawmakers favoring tighter abortion restrictions to make sure they would back the deal. But then Ms. Pelosi called. “The deal’s off,” he quoted her as saying. “It’s not my choice. I can’t hold my side together.”

The sensitivity around the abortion fight — and the likelihood that it would not disappear from the health care debate — was evident from the start of floor proceedings on the health care bill on Saturday.

And it was part of the drama outside the Capitol as well. Roughly 300 protesters who rallied against the health care bill included a number of anti-abortion demonstrators with large placards showing grisly photos identified as aborted fetuses. Inside the building, House Democratic leaders had hoped to spend the day rallying their members around a historic vote. President Obama, visiting the Capitol to make a personal appeal to lawmakers, likened the bill to two of the party’s greatest achievements: Social Security under Franklin D. Roosevelt and Medicare under Lyndon B. Johnson.

Instead, Ms. Pelosi found her caucus caught up in the fierce dispute over abortion.

First, Ms. Pelosi met with leaders of the Pro-Choice Caucus, then she huddled with staff members from the bishops conferences, and with Mr. Stupak and two other leading Roman Catholic lawmakers, Representative Mike Doyle, Democrat of Pennsylvania, and Representative Brad Ellsworth, Democrat of Indiana.

The representatives of the nation’s bishops made clear they would fight the bill if there were not restrictions on abortion. In an extraordinary effort over the last 10 days, the bishops conference told priests across the country to talk about the legislation in church, mobilizing parishioners to contact Congress and to pray for the success of anti-abortion amendments.

The bishops sent out information to be “announced at all Masses” and included in parish bulletins, and urged priests and parishioners to tell House members: “Please support the Stupak Amendment that addresses essential pro-life concerns.” They added: “If these serious concerns are not addressed, the final bill should be opposed.”

In the end the abortion opponents had the votes, and Ms. Pelosi yielded, allowing Mr. Stupak to offer his amendment. At a news conference, Ms. Pelosi denied being angry about it.

“I was part of recommending that it come to the floor,” she said. “Both sides are whipping, the pro-choice side and others who want to support the amendment. But no, that was my recommendation to allow a vote on that amendment.”

Robert Pear and Elisabeth Goodridge contributed reporting.