jueves, 20 de agosto de 2009

Expresiones de odio de Luis Francisco Ojeda

Acabo de escuchar en la radio, al comentarista Luis Francisco Ojeda despotricar en contra de las mujeres integrantes de las organizaciones feministas que se han opuesto a la confirmación de la hoy Procuradora de las Mujeres, la Lcda. Yvonne Feliciano. Desde este espacio, esta feminista llamó la atención sobre las expresiones de la entonces designada, señalando el poco dominio que ésta parecía tener sobre los asuntos de las mujeres.

No obstante, las organizaciones de las mujeres fueron cautelosas y no fue hasta hoy que manifestaron su oposición. Nunca se pudieron reunir con la Procuradora, no fueron citadas las vistas, pero aún así esperaron a escucharla para hacer su apreciación. El resultado fue una oposición, más que razonada y ponderada. Sin embargo, parece que Ojeda hoy se levantó con ganas de manifestar su homofobia y su total menosprecio a la causa feminista y utilizó las expresiones de la compañera Ana Irma Rivera Lassén para insultar y ofender a las mujeres feministas heterosexuales y lesbianas.

A ver, en el fragmento de la entrevista que Ojeda repitió en su espacio, Ana Irma básicamente manifestó que las mayores preocupaciones de las organizaciones feministas eran sobre la integridad de la oficina de la Procuradora (pues la hoy Procuradora manifestó apoyo a que se integrara con las otras procuradurías), la falta de conocimiento que la hoy Procuradora manifestó en cuanto a los contornos de la Ley 54 (la diferencia entre la violencia entre las parejas y la intrafamiliar) y su falta de apoyo contundente al Estado Laico. De esas expresiones, que en nada se hablaba de los derechos sexuales de las mujeres, Ojeda aprovechó para decir que quería “analizar” la situación.

Expresó que en PR hemos llegado a un punto de tranque donde los homosexuales y lesbianas quieren un candidato y los religiosos y conservadores quieren otro; se preguntó si estos últimos están capacitados para elegir a personas que adelanten sus intereses al igual que las lesbianas y los homosexuales; se preguntó si una mujer lesbiana puede representar los intereses de los hombres, porque CITO: las lesbianas odian a los hombres y los homosexuales a las mujeres. Desde una perspectiva exclusivamente heterocentrista, bochornosa y asqueante, Ojeda se preguntó si las feministas han tenido hijos, si se han casado…. Incluso Ojeda llegó a decir que Ana Irma tergiversó el interés de las senadoras de la mayoría de extender de alguna manera el término del nombramiento de la nueva Procuradora.

Expresiones como las de Ojeda son las que promulgan el odio hacia nosotras y la desinformación sobre la causa feminista. Por ello, abrió los teléfonos y las personas comenzaron a propagar ignorancia tras ignorancia… hasta preguntándose para qué hacía falta la Oficina de la Procuradora. Al parecer, las noticias sobre que todos los días nos matan, nos violan, nos discriminan, no es razón suficiente para tener una Oficina para protegernos.

Repudio las expresiones de Ojeda por provocar odio, propagar ignorancia, estereotipar malignamente sobre el trabajo solidario de las mujeres feministas, y por pretender abrir una discusión “respetuosa” desde esas premisas machistas, homofóbicas y heterocentristas. Repudio enfático y total.


3 comentarios:

Alexis Z. Tejeda Marte dijo...

Típico de Luis Francisco Ojeda. En su programa no faltan ataques injustificados contra todas las minorías y en este caso contra las mujeres que NO son una minoría. Que pena que un tipo con tanta influencia esté lleno de tantos prejuicios.

Me solidarizo total y absolutamente con las mujeres que se sintieron ofendidas por sus palabras.

Mariana Nogales dijo...

De acuerdo con Verónica! yo escuché el programa y estaba a punto de infarto. Como feminista y madre soltera, felizmente divorciada y con dos hijos maravillosos, me sentí terriblemente ofendida...

Mariana Nogales Molinelli

Iraida dijo...

Es una verguenza y ofensa que todavia uno tenga que soportar este tipo de expresiones, no se porque me sorprendo con este hombre. Nosotras hemos logrado muchisimo y debemos ser tratadas con respeto y promover la equidad.